Un problema de representación política…Por: Alan Gutiérrez

Si quienes nos gobiernan en Ciénaga día a día toman decisiones en contra del bienestar de la gente es porque en gran medida no tenemos a líderes y lideresas que nos representen en los distintos espacios de decisión como el Concejo Municipal.

La mujer cienaguera sufre el peso fatigador de la violencia intrafamiliar y de género, no tiene oportunidades para acceder al mercado laboral ni tampoco tiene posibilidades de educarse o de acceder a proyectos productivos. Pese a esto, ninguna de las concejalas elegidas en 2019 defiende una agenda de género que dignifique a la población femenina del territorio.

En el caso de los jóvenes cienagueros, que hoy en día son presas de la delincuencia común, del sicariato, de la drogadicción y del desempleo, no les ha servido tener a un concejal que sin superar los 25 años es el responsable de que las juventudes cienagueras nos encontremos desprovistas de toda representación en el cabildo municipal.

Pero también este Concejo Municipal de Ciénaga elegido en 2019 tiene a empresarios y comerciantes. Sin embargo, ninguno de estos ha propuesto un plan serio, contundente y viable que promueva la reactivación y el fortalecimiento de la economía local cienaguera.

Esto y la falta de liderazgo de ACOCI están acabando con los restaurantes, los almacenes de ropa, las ferreterías y demás establecimientos comerciales de Ciénaga. Han separado su suerte personal del futuro de los ciudadanos.

El deber ser de las corporaciones públicas como los concejos municipales o distritales es el de estar compuestas por representantes de todos o de la mayoría de sectores que hacen parte de la sociedad.

El escenario que hoy se evidencia en Ciénaga es que la falta de representación política de los sectores sociales, comunitarios, comerciales, poblaciones, etcétera provoca que las autoridades políticas se muestren completamente indiferentes ante las desgracias de las gentes. ¡Hay que relevarlos!

A los y las jóvenes de Ciénaga que desde ya se proyectan como la próxima generación de mandatarios y mandatarias les digo: no harán nada ni tendrán éxito si continúan bajo las faldas de quienes han mal gobernado al municipio y han sido partícipes del saqueo histórico que ha sufrido nuestro territorio. Debemos estar dispuestos a mandarlos al carajo si en realidad pretendemos transformar a Ciénaga. No hay de otra.

Las opiniones expresadas en este documento son responsabilidad exclusiva del autor y pueden no coincidir con las de esta página web

A %d blogueros les gusta esto: