Inauguración de los Juegos Centroamericanos y del Caribe: se sobró Barranquilla

Con un espectáculo de luces y fuegos artificiales en medio de un performance, se dio inicio oficial a los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018.

Tomado de El Heraldo

“Que comience el juego”. Con esta frase anunciada en el video que se desplegó en una pantalla electrónica gigante sobre la imponente tarima, se dio inicio a las 8:00 p.m. de este jueves 19 de julio a la inauguración de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018.

En la producción audiovisual se mostró a la ‘Barranquilla del futuro’, y una de sus protagonistas fue la ex Miss Universo Paulina Vega Dieppa que, con sus apariciones en la pantalla grande, generó los aplausos de los miles de espectadores que observaban desde las tres tribunas habilitadas en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez.

A medida que iba avanzando la ceremonia inaugural, el juego de luces iba ganando espacio en el espectro del escenario deportivo. Estas provenían de las líneas laterales de la cancha, de las tribunas y de la cubierta del ‘Coloso de la Ciudadela 20 de Julio’.

La música se hizo presente con los géneros rock y chandé, lo que volvió a provocar el jolgorio del público.

Unos 20 minutos después, la cotidianidad de la capital del Atlántico se vio representada en el escenario con los artistas vestidos de marinero y manejando bicicleta, mientras en el suelo se desplegaba el río Magdalena, los parques renovados y el tráfico, a través de luces robóticas.

De repente el cielo barranquillero se iluminó. No era solo por la luna, esa que también fue evocada con la canción de Esther Forero, era la pirotecnia que se alzaba en lo más alto del estadio.

Como si estuvieran rodeando el templo de Junior y de la Selección Colombia se perdieron los destellos en el espacio en medio de aplausos.

Diez integrantes de la Base Naval levantaron la bandera de Colombia mientras Nicolás Tovar, vestido de entero, interpretaba el Himno Nacional. El amor patrio se sintió en las tribunas y le dio paso a la entrada de las 37 delegaciones que se posaron en el césped del ‘Metro’.

“Chinga tu madre, wey”, gritaban algunos espectadores a la salida de México, el primer país en desfilar. Las rancheras fueron la banda sonora y los aplausos acompañaron el ritmo.

Cada país era saludado por los asistentes. No importaba la nacionalidad, en el Metropolitano era el amor al deporte lo que primaba.

Las estructuras de las tribunas del estadio se estremecieron con la música típica de cada país que cumplía con su turno de desfile. Por lo que los asistentes movían sus hombros coordinados con el compás… Y los jóvenes voluntarios, que ejercían su labor de logística, se sumaron disimuladamente a la pista de baile improvisada.

Guatemala brilló en la cancha. No era ninguna competencia, pero ellos se la ingenian para saludar a Barranquilla de una forma particular. Sus celulares estaban en modo linterna y llevados en lo alto de un lado a otro saludaron a la ciudad que los recibirá hasta el próximo 3 de agosto.

“Venezuela” dijo la voz del espectáculo anunciando la llegada de la delegación del país vecino y una ola de aplausos los recibió.  Como en casa los atletas venezolanos agitaron sus banderas y disfrutaron del recorrido.

Una hora después de haberse iniciado el acto de apertura de las Justas, el turno de desfilar fue para Colombia, país que cerró la presentación de las delegaciones con un emocionante repertorio musical, en el que se incluyó la salsa ‘En Barranquilla me quedo’, del Joe Arroyo, la cual fue coreada por todos los espectadores; y el reguetón ‘Mi Gente’, de J Balvin.

Los jueces, vestidos de azul, caminaron agitando los brazos cerrando el desfile de delegaciones. ‘La, la, la’, de Shakira les dio el paso a la cancha, que cerró con Pa’ Mayté, de Carlos Vives.

“Atletas, bienvenidos a los Juegos Centroamericanos y del Caribe”, fueron las palabras de recibimiento mientras aparecían las banderas de los países en el costado oriental del estadio. La emoción fue única, Barranquilla vibró al mismo ritmo. Acto que fue precedido por el grito del público y la intervención de Maía, acompañada de Mr. Steve.

Más tarde, las notas del himno de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018, el de la Odecabe y el de Barranquilla se hicieron escuchar en los altavoces del escenario futbolístico, en simultáneo con las izadas respectivas de banderas.

Tras los discursos protocolarios del presidente de la República de Colombia, Juan Manuel Santos, del presidente de la Odecabe, y del alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, los deportistas y dirigentes colombianos leyeron los juramentos oficiales de las competencias.

A este fragmento le prosiguió la canción oficial de las justas deportivas, Viniste a ganar, interpretada por Adriana Lucía, que fue acompañada por un impresionante conjunto de fuegos artificiales que volvieron a iluminar el cielo de La Arenosa.

Síguenos en la web: www.lalupacienaga.com.co