El padre Linero quiere “colgar los hábitos”: pide a la Iglesia su retiro del sacerdocio

El popular cura samario reveló a EL HERALDO que solicitó al Superior General de la Comunidad Eudista en Roma la dispensa para ‘colgar los hábitos’.

Tomado de El Heraldo

El padre Alberto Linero se ha convertido en una figura popular en el país gracias a la forma original y desenfadada con que aborda su vocación religiosa. Ahora, el sacerdote eudista que ofició decenas de eucaristías en la parroquia del Espíritu Santo, en el norte de Barranquilla, hace una revelación transcendental.

En una entrevista con la comunicadora social Paola Alcázar, confesó que decidió pedir la “dispensa” de sus compromisos sacerdotales. En palabras coloquiales, el padre quiere “colgar los hábitos” y comenzar una nueva vida.

De hecho, él había anunciado en algunas intervenciones que se encontraba en un año sabático, de reflexión, de replantearse otra forma de vivir sin sotana.

Semblanza

Samario y por supuesto hincha fiel del Unión Magdalena, Alberto Linero ingresó al seminario con 16 años.

Bajo su sacerdocio se ha caracterizado por su oratoria cercana a los problemas sociales que más atacan a las familias colombianas como la violencia intrafamiliar.

Gran parte de su carrera eclesiástica la vivió en Barranquilla. Creó la publicación El man está vivo, un rotundo éxito editorial que ayuda al funcionamiento de la emisora Minuto de Dios, de la cual ha sido vicepresidente a nivel nacional.

 También ha participado en el programa Día a día del Canal Caracol y actualmente es panelista de Mañanas BLU, espacio de Blu Radio.

Se le reconoce además por su activismo en redes sociales. Solo en Twitter tiene 2.891.478 seguidores.

“Yo soy un ser humano común y corriente, no me siento ni mejor ni peor que nadie, yo no vivo la experiencia de Dios en un paradigma maniqueo en donde yo me creo bueno y los otros son malos, no (…) Me gusta disfrutar de una fiesta, soy un ser caribe abierto a la vida, siempre con la gente, entiendo la vida compartiendo con la gente, riéndome, mamando gallo, bailando, jugando dominó, soy hincha del Unión Magdalena, el mejor equipo del mundo, no tengo ningún problema en decir malas palabras, no juzgo a nadie, ni señalo, quiero ser un puente entre las personas y Dios”, dijo en su momento el padre Linero a EL HERALDO.

Síguenos en la web: www.lalupacienaga.com.co