Domingo de Ramos, Ciénaga muestra gran fervor religioso

la Misa comienza con la bendición de las palmas y la procesión de ingreso en el templo. Así, el Domingo de Ramos rememora la entrada «triunfal» de Cristo -Rey en la Ciudad Santa, pocos días antes de su Pasión.

Es su última y definitiva subida a Jerusalén: este ascenso terminará en la Cruz. Pocos días antes, el Maestro resucitó a Lázaro y en la ciudad había una gran expectativa.

En efecto, Él es Rey de los pobres: llega «montado sobre un borrico», tal como había anunciado el profeta Zacarías (Za 9,9). «No llega en una suntuosa carroza real, ni a caballo, como los grandes del mundo, sino en un asno prestado» (Benedicto XVI). Y es que Dios siempre actuó con suavidad: cuando llegó al mundo (un establo, un pesebre, unos pañales); cuando se «marchó» del mundo (un asno, una cruz, un sepulcro). Todo con suma delicadeza, como para no asuZacaría, ni incomodar nuestra libertad.

Síguenos en la web: www.lalupacienaga.com.co